Historia de las Fiestas Patronales

DEL 09 AL 16 DE AGOSTO 2012

Fiestas de Moros y Cristianos en honor a la Virgen de la Cabeza.

Las Fiestas Patronales de Moros y Cristianos de Campillo de Arenas, se celebran todos los años el segundo fin de semana de agosto, en honor de la Patrona, la Santísima Virgen de la Cabeza.

La fecha más probable del comienzo de estas celebraciones en Campillo de Arenas, se remonta a principios del siglo XVIII, que es cuando más se generalizan por toda España. Ya en el Catastro del Marqués de la Ensenada se hace mención de ellas. Las primeras noticias escritas las tenemos en una carta de fecha 18 de septiembre de 1860, en la que el párroco de la villa don Pedro Francisco Ruiz, le comunica al Sr. Obispo de la Diócesis la celebración de unas pomposas Fiestas de Moros y Cristianos el 7 de octubre, en honor de la patrona Santísima Virgen de la Cabeza, a la que asistían gran número de personas de pueblos y ciudades limítrofes, incluso algunas personalidades (RUIZ, A. H. D., 1860).

En la antigüedad, se celebraban el segundo domingo de octubre. En 1954 se adelantaron al último domingo de septiembre. En 1971 vuelven a adelantarse al penúltimo domingo de agosto, y en 1979 se adelanta al segundo domingo de agosto, con el fin de ajustarlas mejor al período de vacaciones de los hijos de Campillo de Arenas que residen en distintos lugares de España.

Durante la celebración a imagen de Nuestra Patrona la Stma Virgen de la Cabeza, acompañada de las escuadras cristianas, se procesiona por las calles del pueblo. En este recorrido, se produce el encuentro con los moros y se realiza la batalla entre ambos (“Avanzadillas”). La victoria de los moros y el traslado de la imagen de la Virgen al castillo moruno levantado en la Plaza de Andalucía cierra el primer encuentro.

Al día siguiente, se celebra “La Embajada entre los moros y cristianos, que se realiza a caballo; tras ésta, se convierten los moros al cristianismo y se recupera la imagen, trasladándola a la iglesia parroquial.

En estos festejos, ya celebrados en el siglo XVIII, se han conservado las “Coplas de la Aurora” entonadas por los “campanilleros”, así llamados por acompañar estos cánticos marianos, de letra popular, con música de guitarras, bandurrias y campanillas con la finalidad de convocar a los habitantes para oír el Santo Rosario que la patrona

Estas fiestas se celebran a lo largo de una semana realizándose por un lado, durante el fin de semana, la mayoría de los actos religiosos y durante el resto de la semana actos culturales, deportivos y lúdicos del agrado de todo el que se acerque a nuestra localidad en estas fechas.